• shh

Lavado de Visa

¿Alguna vez has escuchado el término lavado de dinero? Estoy segurísima que sí pero ¿lavado de visa? Tal vez esa es nueva para ti ( ¿o tal vez ya te pasó..?) pero aunque no lo creas este lavado es de los más comunes para los amantes de los viajes y lamentablemente cuando sucede puede destruir los planes que tenías programados desde hace meses. Me refiero literalmente al lavado de tu visa, ese proceso de lavado y centrifugado que tus blusas, pantalones y ropas sudadas del gym sufren cada que decides darle una limpiada a tu bote de ropa sucia. Si ya te pasó, entonces eres de las afortunadas que jamás en la vida olvidará esa experiencia. Por nada del mundo, borrarás de tu memoria la textura y olor de tu librito de pasaporte hecho rollito, calientito, recién salido de la secadora y con el Jesús en la boca rezando para que no se haya borrado tu información de la visa. Si no te ha pasado, ¡en hora buena! Sea cual sea tu caso, te comparto lo que implica darle una chaineada a ese permiso legal que te hace entrar y salir de un país que no es tu natal.



Primero, debemos de recordar qué es y para qué sirve una visa. Básicamente la visa es un documento legal que los países emiten para autorizar de forma condicionada la estadía o salida a un ciudadano de diferente nacionalidad en su territorio. La duración y clasificación de la visa dependerá de las diferentes modalidades y plazos que el país establezca. No, no puedes tener más de una visa del mismo o diferente tipo en un mismo periodo de tiempo. No querrás levantar sospechas a Migración ¿o sí..? Algunos países manejan dos presentaciones de visa, ya sea la calcomanía que se pega en tu pasaporte o la tarjeta la cual se asemeja a una tarjeta de plástico.  Esta segunda en teoría no representa tanto reto pero si tienes la primera... ¡aguas! debes de tomar mayores precauciones para su cuidado y buen manejo. ¿Sabes por qué? ¡Porque es la que más riesgo tiene de sufrir un percance! Como ser lavada, por ejemplo. Esto se debe a lo siguiente:


1. Dado que el pasaporte y la visa están juntos, si se pierde uno, se pierde el otro.


2. Si se te olvida uno, se te olvida el otro.


3. Si uno se vence, el otro queda inhabilitado pues el trámite fue en base a la papelería que presentaste en su momento.


Vale, ¿y la lavada?, ¿dónde quedó? Pues te comparto la ventaja de ser mexican@ es que la Secretaría de Relaciones Exteriores de México decidió incluir una película que protege el pasaporte, una tipo mica muy sutil que asegura que tu información básica quede intacta. A diferencia de Estados Unidos, sus visas son de versión papel o láser (tarjeta). La primera solo se incluye en tu pasaporte y no tiene protección alguna, es un papel con adhesivo en la parte trasera. Esta es la que va a sufrir si la lavas, tu pasaporte no, la visa sí. Bueno, ok, ni modo, la maldición de Morfi te cayó y le tocó baño a tu visa, ¿y ahora qué haces? Lamentable o afortunadamente, estas son tus opciones dependiendo en qué condiciones quedó el documento:


1. Tramitas una nueva (sorry si la acabas de pagar)


2. Contacta a la Embajada de Estados Unidos y exponle tu caso.


3. Juégatela, finge demencia y prométele al agente de Customs que la cambiarás apenas vuelvas a casa.


La última me ha funcionado desde hace un año, ¡espero seguir así los siguientes 9 años!


Por: Iris Rangel

7 vistas

REGÍSTRATE PARA CONOCER MÁS ACERCA DE NOTICIAS, TUTORIALES Y NOVEDADES

  • Grey Instagram Icon
  • Grey Facebook Icon
  • Grey YouTube Icon

© 2023 by Shades of Pink. Proudly created with Wix.com

  • Icono social Instagram
  • Facebook icono social
  • Icono social de YouTube